la muerte y el tiempo

Me parecía justo que, ya que le he escrito una carta a la vida, te la escriba a ti también.

Muerte, vos sabés que os amo, os amo tanto que no me da miedo probaros pero aún así me mantengo alejada de vos. Todo es así, una ironía, una reunión de antónimos, discriminación a los sinónimos.

Muerte, vos sabés que amo vuestros colores. Veo la belleza de todo lo que hacéis, de la oscuridad, del pánico, del terror, que al fin y al cabo son solo resultados de multiplicar MUERTE x YO.

Muerte, que sepás que os odio y que amo odiaros. Que sepás que odio que no me lleves con vos, pero también lo amo.

Muerte, que sepás que os admiro, que sos mi musa. Que mi amor por vos sobrevivirá hasta en la tumba. Muerte, gracias por comprenderme y nunca juzgarme. Gracias por ofrecerme tu oscuridad cuando la necesitaba. Gracias por tus noches, por la pasión que me embarga en ellas y el deseo. Gracias por estar ahí después de la vida. Y también mil gracias por no ser una muerte segura.

3lena

Anuncios