bipolar

Brillas con tus ojos en la oscuridad como un diamante. Iluminas mis noches y me haces soñar. Haces que viva mis sueños. Me abrazas en mis pensamientos sobre un futuro juntos. Tus cálidos brazos me arropan cuando tengo frío y mis piernas te enrollan como una serpiente. Me he caído muchas veces y todas me he levantado. He crecido y no voy a parar ahora. Voy a seguir aunque todo reviente como un volcán. Y aunque la explosión me salpique solo servirá para hacerme más fuerte. Nadie puede hacerme daño, nadie puede detenerme, nadie puede hacerme nada. ¿Cómo me llamo? Juro que desde que apareciste en mi vida estoy perdiendo la cabeza. Haces que me confunda, que piense que los sueños son la realidad. En ellos estás tú y yo, nuestros ojos, nuestras almas juntas. Todo lo demás no existe. La conexión es tan fuerte que al despertar sigo pensando que todo es real. Pero luego acabo dándome cuenta de que sólo eres tú jugando con mi mente. Debo decir que eres el único que lo ha conseguido. La noche está oscura y tengo miedo, no veo tus ojos brillando como diamantes en el cielo. Todo es falso, la Luna gris me lo recuerda. Y yo soy tonta creyendo que algo de lo que siento es real. Todo es un mal sueño del que algún día tendré que despertar. Ahora solo puedo llorar, ahora que nadie me ve. Que ironía, yo siempre sacándole el lado positivo a todo. ¿Cómo aguantar la risa estando con él? Juntos nos reímos hasta por una mosca, él siempre puede sacarme una sonrisa aunque yo no quiera. Y eso me da mucha rabia. Déjame sufrir, déjame enfadarme. ¡No me hagas reír! Al final te voy a dejar una marca en la cara… No, ahora seriamente. Debo pensar seriamente en qué hacer. No puedo ir dejando todo en manos del azar, debo escribir mi futuro, marcar mis pasos, no dejar que los marque la sociedad. Joder…quiero ir pero a la vez no, habrá muchísima gente y puede que tenga que estar presentándome delante de todos. Pero debo ir si quiero conseguir eso que tanto deseo. No sé qué hacer. ¡Pero bueno! Así soy yo, sé que no soy perfecta pero sí soy única. Debo mostrarle a la gente como soy, ¿de qué tener miedo? Es una estupidez todas estas fobias, son solo personas, ¡nadie me va a comer! ¿Qué es ese ruido tan raro? A ver, a ver, que no cunda el pánico, usa la lógica como te enseñó papá. ¿El viento? Nah. ¿Un coche? Tampoco. ¿El gato? Está durmiendo. ¿El perro? Lo mismo. ¿Entonces…? ¡No! ¡No! ¡No pienses en eso! Es imposible, osea…no es que sea imposible pero ¿que necesidad hay de que sea algo paranormal? Ya sé que tu sexto sentido se ha disparado, pero ni caso, la lógica ante todo. Me observa. ¡Cállate, nadie te observa! Volvió después de tanto tiempo. Está allí observándome de nuevo. Eso es…tápate con la manta como si no supiera que estás aquí. Finge dormir, con suerte se irá. No entiendo por qué huyo de lo que siempre busco. Estoy ya harta de tanta falsedad. ¡Por Dios! ¿Tanto cuesta reconocer las cosas? ¿En serio me mientes en mi cara cuando hace nada me decías lo contrario? Mira, vete un poquito a la mierda y cuando hayas tomado el aire me hablas.
¿Por qué te comportas así ahora? Confundes mi mente, mis sentimientos, cuando creía tenerlo todo claro. Juro que en este momento daría lo que fuera por arrancarme este amor y estar en paz, o mejor aún, ¿por qué no vienes aquí conmigo y sigues mareandome la cabeza?

3lena

Anuncios