to be or not to be, ser o no ser

Hola querido lector:

Te escribo esta carta para que veas que te quiero. Me gustaría verte ahora mismo y darte un abrazo, pero no puedo, estás lejos. Eso es lo hermoso de Internet. Llegas a muchas personas. Últimamente me estoy fijando en quiénes me visitan, y veo gente muy diversa. Me visitan de todos los continentes y eso me hace muy feliz. Sé que una de esas personas que desperdicia minutos de su vida para leerme eres tú y quería darte las gracias por estar ahí. Gracias a ti este blog poquito a poco sale adelante y llega a más personas. Gracias. Y puesto que sé lo complicado que es entenderme a veces me gustaría darte algunas “pautas” para que al leer mis entradas me entiendas mejor.

Lo primero de todo es que leas despacito, y si hace falta releer alguna frase, hazlo. Uso muchas metáforas o hago comparaciones un tanto difíciles de comprender a veces, soy consciente de ello. También sé que aunque no lo entiendas, mis palabras transmiten cosas, aunque tu mente racional no lo entienda lo entiende tu alma, y eso para mí es más importante que nada.

Otra cosa, no te asustas si escribo de muerte o sexo o cosas más “grandes”. Sé que tengo 14 años y puede resultar raro que alguien como yo escriba eso, pero por favor, cuando leáis algo mio olviden mi edad.

Querido lector, como es costumbre, voy a intentar dejarte pensando un poco, aunque sean unos minutos. Me preguntaron cuál era mi razón para vivir. Y la verdad no sé cuál es. Este es uno de esos temas “grandes” sobre los que no he reflexionado demasiado. Vosotros sabéis que siempre nos dicen: Vive como si este día fuera el último de tu vida. Y yo sé que si fuera así yo estaría en la cárcel y cosas por el estilo. Así que aquí se puede hacer la mágica pregunta: Ser o no ser? Por fin entiendo lo que quiere decir. ¿Lo entiendes tú?

Con mucho amor,
3lena

Anuncios