(AVISO IMPORTANTE: La siguiente entrada la escribí en un momento de enfado máximo por lo que contendrá palabras ofensivas, si crees que no sería bueno que la leyeres, NO LO HAGAS. Ahora, eres libre de comentar absolutamente TODO lo que quieras, al fin y al cabo somos libres.)

————————————————————
image

Puto dolor de cabeza, me cago en la puta, estoy harta de todo. ¿Qué sentido tiene vivir si vives esta mierda? Ninguno. Estoy harta de la puta gente, de que me cuentes sus problemas una y otra y otra vez (así unas 10.000 veces al día). Problemas tan sencillos y para ellos no tienen solución. Coño, que si no sale contigo no le importas, ¿tengo que ponerme así de borde para que me entiendas? Joder, que yo también necesito desconectar de todo, yo también necesito de alguien que me ayude tanto como yo ayudo a otros. Que tengo putos problemas que no los sabe nadie, que ni se imaginan, y los míos no tienen una fácil solución como los suyos. Así que cállense la puta boca y déjenme en paz. Que siempre soy yo la culpable, yo soy la orgullosa… la de veces que me he tragado mi orgullo por la gente que quiero (o quería) y eso no lo ven. Osea, ¿qué hago? Si me trago tu orgullo es que me importas… ¿y no te das cuenta? ¡Anda y qué te den gilipollas! Yo me trago mi orgullo, pero si tú no haces lo mismo (por que no soy la única orgullosa aquí, ¿eh?) no pintas nada en mi vida, vete, no me interesas, eres un trozo de mierda. Y no es que te odie, es solo que si pudiera evitar que te atropellaran, no lo haría.

Y por favor, paren con la puta ironía, con la puta falsedad, con la puta envidia. Si te caigo mal me lo dices, no me vengas de buenas porque entonces seré yo la que esté en el coche que te atropelle. Que no tengo nada que puedan envidiar, joder, no entiendo tanto odio. Solo vivo mi vida lo mejor que puedo, si lo hago mejor que tú no es mi culpa, también hay gente que lo hacen mejor que yo y me jodo, y sigo luchando para ser cada día mejor; pero no odio, no hay ninguna necesidad de odiar. Cuando tú pasas a odiarme es cuando yo paso a odiarte.

Ahora, una última cosa. Vete a la mierda, gilipollas. Muérete hoy mismo si quieres, no me importa. Si no te gusta la vida te suicidas, y si no tienes el coraje para hacerlo cállate la puta boca y lávatela antes de hablar de mí, porque sabes una mierda de mi vida.

Anuncios