Buscar

The Freestyle Heist

Place to reflect on life, our dark side and all the craziness of our labyrinthine mind.

mes

abril 2015

Te recuerdo / I remember you

mapamundi

Era una bonita tarde de primavera (o de verano, no lo recuerdo muy bien) y yo me encontraba muy aburrida. Cogí mi ordenador y empecé a buscar. En eso estaba que te encontré. Un chico, bueno, realmente eras un hombre, de otro país, no quiero escribir el nombre porque es demasiado doloroso para mí, piel bronceada, ojos oscuros, alma hermosa. Eras realmente hermoso, y tú no lo veías. Me aconsejaste tanto… todavía recuerdo con mucha claridad como me ayudabas a avanzar, tus consejos para que poquito a poquito estuviera más cerca de alcanzar el Nirvana. Siempre que estaba mal, tú estabas allí, apoyándome en todo. Que ignorante era… yo preocupada por cosas tan estúpidas, sin tener en cuenta el tormento que deberías de estar viviendo tú. ¿Que injustos son los dioses verdad, amigo? Que malo puede llegar a ser Shiva, que poco nos ayuda Ganesha… Puede que la mayoría de personas no entiendan esta entrada… pero no puedo soportar el esconder tanto tiempo que yo te amaba. Sí, te amaba, y mucho. De todas las maneras posibles. Porque tú fuiste el primero en enseñarme, en ayudarme. Que sepas que no recuerdo tu nombre, y me da vergüenza reconocerlo, pero que sepas que te recuerdo, te juro que te recuerdo. Nunca te olvidaré, y a pesar de que hace tiempo juré que jamás volvería a jurar nada, te juro de nuevo en este momento… Siempre estarás en mi corazón, siempre…

(In English)

It was a beautiful spring day (or maybe it was summer, I don’t remember well) and I was so bored. I took my computer and started to search. So I found you. A boy, well you were a man really, from another country, I don’t want to write the name because it hurts too much, tanned skin, dark eyes, beautiful soul. You were really handsome but you didn’t see it. You advised me so much… I still remember with lots of details how you helped me to go on, your pieces of advice to help me get Nirvana. Whenever I was wrong, you were there, supporting me in everything. How stupid I was… I worried about bullshit, not thinking about all the shit you lived. How unfair are the Gods, aren’t they? How bad can be Shiva, Ganesha little helps… Maybe most of the people won’t understand this post… but I can’t stand hide so long how much I loved you. Yes, I loved you, and so much. In all the possible ways. Because you were the first in teaching me, in helping me. You must know I can’t remember your name, and I’m ashamed of it, but you must know that I still remember you, I swear I remember you. I’ll never forget you, and even time ago I promised never to promise anything, I promise you again in this moment… You’ll always be in my heart, always…

3lena

Anuncios

Sueños de amor

sueños de amor
– ¡Anda Lucas! ¡Mira! ¡Justo a ti te estaba buscando!
– ¿Por qué llevas mi chaqueta?
– Es que estábamos ensayando en tu clase y me la puse porque hacía frío. – mientras se quita la chaqueta. – Toma, aquí la tienes. Se me olvidó dejarla en su sitio.

Lucas se queda mirándola raro.

– Quédatela, sigue haciendo frío, ya me la das en el recreo si eso.
– Ummm, gracias. – responde ella sorprendida.

(Lucas)
– ¿Te gusta, verdad Lucas? – le pregunta su amigo.
– ¿Es tan obvio? – sonríe él.
– Hombre, está buena. – y se ríe.
– Mira, no la mires en ese sentido porque te parto la cara.
– Tranqui Lucas, las churris de los amigos se respetan. – y se sigue riendo.
– Te estás ganando un hostión en toa’ la boca.
– Vale, vale, hablemos de otra cosa. Tranquilo.

(Ella)
Que raro todo esto, me miraba súper raro. Qué bien que me quedo con su chaqueta, huele tan bien… ¡Ay! No te me enamores que la líamos. Bah, tonterías, ya lo estoy.  Ella entra en la clase y su amiga Vero la mira con la boca abierta.

– ¿Cómo es que sigues con su chaqueta?
– A dicho que me la quede hasta la hora del recreo porque todavía hace frío.
– Tía, ¡que mono!
– Demasiado, jaja.

Pasan las horas y por fin llega el recreo.

– Suerte chica. – grita Vero. – Te espero aquí arriba y me cuentas.

Ella baja muy nerviosa y le ve sentado en su sitio de siempre. Lucas la está mirando, ella baja la cabeza tímida.

– Hola Lucas, gracias. – y le da un abrazo. Él la agarra fuertemente de la cintura acercándola a él y apoya la cabeza en su pecho.
– Hace mucho frío todavía, lo mejor será que te la quedes.
– No, no puede ser. ¡Te me vas a resfriar!
– Tu también te vas a resfriar. – responde él.
– No porque voy a quedarme arriba. – los dos se quedan en silencio mirándose, querían estar juntos pero no sabían que decir. – Si quieres me acompañas.

Lucas se levanta y se va con ella cogiéndola de la cintura con la excusa de darse calor mutuamente.

(Ella)
Joder, estoy en el paraíso, esto no puede ser real…

(Lucas)
Este es mi momento, debo aprovecharlo.

Llegan arriba y Vero los ve antes, así que se va para dejar a la parejita sola. Ellos se sientan en la escalera. Los dos muy juntitos. Lucas cogiéndola de la cintura apretándola contra él, y ella abrazándolo también. Se querían, pero ninguno lo decía, tampoco hacía falta. Ella apoyó su cabeza en su pecho, como una niña pequeña, y absorbió todo su olor. Le encantaba. Lucas empezó a acariciarle el pelo y ella levantó la cabeza y se miraron. Fue la mirada más profunda que tuvieron hasta entonces. Sus caras estaban muy cerca, escasos centímetros separaban sus labios. Ella puso su mano en la cara de él, y entonces se besaron suavemente. Fue solo un roce, pero suficiente para que Lucas sintiera su hombría crecer y ella quisiera fundirse con él. Lucas la miró hambriento, había deseado mucho tiempo que llegara ese momento, lo quería todo, crecer, formar una familia, envejercer, morir, todo pero con ella. Ella había deseado tanto tiempo que alguien la amara que sentía estar flotando en una nube. Lucas la agarró de la cintura levantándola sin ningún problema y la puso sobre él. Ella abrió las piernas para poder estar cómoda encima suyo. Él la apretó fuertemente contra su cuerpo y a ella se le escapó un suspiro. Él sonrió. Se quedó mirándola largo rato, admirando cada detalle de su cara y de su cuerpo, ella se ponía cada vez más nerviosa, pero amaba estar así. Miraba sus ojos marrones tan profundos y sentía que eran uno, ella y él, perfectos, unidos, alma con alma. Lucas no paraba de apretarla fuertemente contra él y de acariciar toda su espalda, lo que hacía que ella estuviera cada vez más y más ansiosa. Nunca nadie la había hecho sentirse así. Ella acercó sus labios a los de él, como si fuera a besarlo, y abrió la boca dejando que su aliento acariciara su rostro. Mientras tanto lo miraba a los ojos.

(Lucas)
Pfff, como me pone esta chica, lo que daría por poder hacerla mía ahora mismo, aquí mismo…

– Te quiero. – le dijo él a ella.

Ella sonrió y le besó por fin. Sus labios se devoraban lentamente, apasionadamente, Lucas la agarró del culo y ella gimió sin poder controlarlo. Él sonrió. Ella pasaba sus manos por todo su pecho, tocando cada centímetro, imaginando como sería su tacto sin esa fina camiseta. Le agarró del pelo, fuertemente, medio tirando de él y le besó con más furia, como si fuera la última vez. Él apretó su culo con más fuerza y pegó su cuerpo al de ella. Ella empezó a moverse encima de él, primero tímidamente y luego, conforme cogía confianza, con más pasión. Restregaba su parte íntima contra su hombría, la sentía tan grande que parecía que iba a romper el pantalón. Lucas la apartó suavemente.

– Para de moverte así porque me estoy volviendo loco.

Ella se río, al principio fue una risa corta, pero de repente empezó a reírse escandalosamente.

– ¿Qué te pasa? – preguntó Lucas riéndose también.
– Nada, que jamás pensé que yo me comportaría así con alguien. Nunca me ha pasado.
– ¿Nunca? ¿En serio? ¿Nunca nadie te ha hecho sentirte así y reaccionar así?
– Nunca, jaja. – respondió ella.
– Pues parece ser que yo he sido el único hombre en tu vida. – dijo Lucas sintiéndose extraño, algo así como más hombre. Le entró un sentimiento posesivo que nunca antes había tenido con nadie, no quería que nadie más la tocara, ella era ahora suya. Sabía que eso sonaba machista, pero era lo que sentía.
– ¿Lucas, te pasa algo? – preguntó ella.
– No nada jaja. ¿Sabes? Tu también eres la primera que me hace sentir así.
– Imposible, seguro has estado así, incluso peor, con otras, no mientas.
– No me refiero a la situación, me refiero a lo que siento. Las demás eran distracciones, tú me has hecho sentir un hombre. Ahora eres mía, de nadie más, te quiero para mí solo y no podría perdonarme jamás el perderte.

Ella le besó, lo que sentía era demasiado grande, jamás lo había sentido, era indescriptible. Ella empezó a moverse de nuevo sobre él a pesar de su contraria.

– ¿Sabes? Ahora mismo te quitaría toda la ropa y te haría mía, bien fuerte, para que cada vez que te movieras recordaras que he estado dentro de tí. Por eso te he dicho que pares, porque no quiero que la primera vez que lo hagamos sea así.
– Mmmm, es tentador, pero no. Osea, ¿quién te ha dicho que lo vamos a hacer? – dijo ella. Lucas miró con cara rara, se sintió… ¿herido? – Soy virgen, no voy a hacerlo con cualquiera.
– ¡Oh! – Lucas sonrió. – Entonces te voy a demostrar día a día que soy el indicado. Lo prometo. – Y la besó.
– Creo que me he corrido, jajaja.

Los dos se rieron a carcajadas. Lucas la abrazó, fuertemente, como siempre. Le gustaba sentirla, tan pequeña, frágil. La apretaba muy fuerte, le sorprendía que ella no se quejara.

De repente sonó el móvil de Lucas. Ella se apartó de encima de él, se sintió vacía, desnuda. Lucas miró quién llamaba. En la pantalla podía leerse perfectamente: Mi Novia. Ella lo leyó y su corazón se partió. Él colgó.

– Puedo explicártelo todo, te lo prometo.
– No tienes que explicar nada, lo entiendo perfectamente. – dijo ella enfadada, con lágrimas en los ojos. Se quitó su chaqueta con furia y se la tiró a la cara. Se fue andando rápido. Lucas corrió detrás de ella y la agarró del brazo.
– Déjame explicártelo, por favor. – dijo con lágrimas en los ojos. – Yo… yo… te quiero.
– ¡Cállate! – ella se deshizo de su brazo con fuerza. Se fue. Desapareció.

Lucas se sentó en el suelo, en el mismo lugar en el que ella se sentó sobre él, en el mismo lugar dónde se besaron, dónde se confesaron lo que tanto tiempo habían guardado. Gilipollas, eres gilipollas, ¿por qué no cortaste con ella antes? ¿Por qué preferías tener folleteo seguro en vez de intentar algo más que eso? ¿Cómo lo soluciono ahora? ¿Qué hago? Los ojos eran vidriosos, lágrimas contenidas. La voz inexistente, cortada por la tristeza. El corazón roto, rechazo. Un odio inmenso, puta entrometida.

——————————

Love Alone

You can’t fall in love alone

3lena

Lo intento

ojo

Siempre que te veo intento que mis ojos no griten lo que siento.

3lena

Bipolar

bipolar

Brillas con tus ojos en la oscuridad como un diamante. Iluminas mis noches y me haces soñar. Haces que viva mis sueños. Me abrazas en mis pensamientos sobre un futuro juntos. Tus cálidos brazos me arropan cuando tengo frío y mis piernas te enrollan como una serpiente. Me he caído muchas veces y todas me he levantado. He crecido y no voy a parar ahora. Voy a seguir aunque todo reviente como un volcán. Y aunque la explosión me salpique solo servirá para hacerme más fuerte. Nadie puede hacerme daño, nadie puede detenerme, nadie puede hacerme nada. ¿Cómo me llamo? Juro que desde que apareciste en mi vida estoy perdiendo la cabeza. Haces que me confunda, que piense que los sueños son la realidad. En ellos estás tú y yo, nuestros ojos, nuestras almas juntas. Todo lo demás no existe. La conexión es tan fuerte que al despertar sigo pensando que todo es real. Pero luego acabo dándome cuenta de que sólo eres tú jugando con mi mente. Debo decir que eres el único que lo ha conseguido. La noche está oscura y tengo miedo, no veo tus ojos brillando como diamantes en el cielo. Todo es falso, la Luna gris me lo recuerda. Y yo soy tonta creyendo que algo de lo que siento es real. Todo es un mal sueño del que algún día tendré que despertar. Ahora solo puedo llorar, ahora que nadie me ve. Que ironía, yo siempre sacándole el lado positivo a todo. ¿Cómo aguantar la risa estando con él? Juntos nos reímos hasta por una mosca, él siempre puede sacarme una sonrisa aunque yo no quiera. Y eso me da mucha rabia. Déjame sufrir, déjame enfadarme. ¡No me hagas reír! Al final te voy a dejar una marca en la cara… No, ahora seriamente. Debo pensar seriamente en qué hacer. No puedo ir dejando todo en manos del azar, debo escribir mi futuro, marcar mis pasos, no dejar que los marque la sociedad. Joder…quiero ir pero a la vez no, habrá muchísima gente y puede que tenga que estar presentándome delante de todos. Pero debo ir si quiero conseguir eso que tanto deseo. No sé qué hacer. ¡Pero bueno! Así soy yo, sé que no soy perfecta pero sí soy única. Debo mostrarle a la gente como soy, ¿de qué tener miedo? Es una estupidez todas estas fobias, son solo personas, ¡nadie me va a comer! ¿Qué es ese ruido tan raro? A ver, a ver, que no cunda el pánico, usa la lógica como te enseñó papá. ¿El viento? Nah. ¿Un coche? Tampoco. ¿El gato? Está durmiendo. ¿El perro? Lo mismo. ¿Entonces…? ¡No! ¡No! ¡No pienses en eso! Es imposible, osea…no es que sea imposible pero ¿que necesidad hay de que sea algo paranormal? Ya sé que tu sexto sentido se ha disparado, pero ni caso, la lógica ante todo. Me observa. ¡Cállate, nadie te observa! Volvió después de tanto tiempo. Está allí observándome de nuevo. Eso es…tápate con la manta como si no supiera que estás aquí. Finge dormir, con suerte se irá. No entiendo por qué huyo de lo que siempre busco. Estoy ya harta de tanta falsedad. ¡Por Dios! ¿Tanto cuesta reconocer las cosas? ¿En serio me mientes en mi cara cuando hace nada me decías lo contrario? Mira, vete un poquito a la mierda y cuando hayas tomado el aire me hablas.
¿Por qué te comportas así ahora? Confundes mi mente, mis sentimientos, cuando creía tenerlo todo claro. Juro que en este momento daría lo que fuera por arrancarme este amor y estar en paz, o mejor aún, ¿por qué no vienes aquí conmigo y sigues mareandome la cabeza?

3lena

A vosotros

to be or not to be, ser o no ser

Hola querido lector:

Te escribo esta carta para que veas que te quiero. Me gustaría verte ahora mismo y darte un abrazo, pero no puedo, estás lejos. Eso es lo hermoso de Internet. Llegas a muchas personas. Últimamente me estoy fijando en quiénes me visitan, y veo gente muy diversa. Me visitan de todos los continentes y eso me hace muy feliz. Sé que una de esas personas que desperdicia minutos de su vida para leerme eres tú y quería darte las gracias por estar ahí. Gracias a ti este blog poquito a poco sale adelante y llega a más personas. Gracias. Y puesto que sé lo complicado que es entenderme a veces me gustaría darte algunas “pautas” para que al leer mis entradas me entiendas mejor.

Lo primero de todo es que leas despacito, y si hace falta releer alguna frase, hazlo. Uso muchas metáforas o hago comparaciones un tanto difíciles de comprender a veces, soy consciente de ello. También sé que aunque no lo entiendas, mis palabras transmiten cosas, aunque tu mente racional no lo entienda lo entiende tu alma, y eso para mí es más importante que nada.

Otra cosa, no te asustas si escribo de muerte o sexo o cosas más “grandes”. Sé que tengo 14 años y puede resultar raro que alguien como yo escriba eso, pero por favor, cuando leáis algo mio olviden mi edad.

Querido lector, como es costumbre, voy a intentar dejarte pensando un poco, aunque sean unos minutos. Me preguntaron cuál era mi razón para vivir. Y la verdad no sé cuál es. Este es uno de esos temas “grandes” sobre los que no he reflexionado demasiado. Vosotros sabéis que siempre nos dicen: Vive como si este día fuera el último de tu vida. Y yo sé que si fuera así yo estaría en la cárcel y cosas por el estilo. Así que aquí se puede hacer la mágica pregunta: Ser o no ser? Por fin entiendo lo que quiere decir. ¿Lo entiendes tú?

Con mucho amor,
3lena

Realize it

pirámide

When you realize you’re beautiful, then the people will see you beautiful. When you realize you’re good enough, then you are good enough. All is on your mind. As above, so below.

3lena

But baby

But baby, running after you is like chasing the clouds.

love quote

3lena

Me duele

No te entiendo, parece que te estés haciendo el difícil. A veces prefiero las cosas claras, ¿soy tu segundo plato o el postre? Tonteas y tonteas conmigo, me mandas esas miraditas tan especiales desde hace demasiado tiempo, y luego, un día, de golpe y porrazo me ignoras, como si no existiera, casi ni me diriges la mirada. ¿Por qué? ¿Hay una razón coherente a tu comportamiento? Dime, ¿te estás haciendo el difícil? ¿Te gusta ese juego? Si es así juguemos, no me importa. Pero no me des ilusiones, por favor, no me desilusiones. Sabes, soy persona, y… me duele.lágrima

Blog de WordPress.com.

Subir ↑