El 8 de mayo fue mi cumpleaños, cumplí 14 años y la verdad es como si hubiese vivido 100. Pensaba escribir esta entrada justo el 8 de mayo, pero no sé por qué razón no lo hice, pero bueno, mejor tarde que nunca.

Esta entrada va un poco sobre mi vida, probablemente a pocos les importe, probablemente pocos la lean por eso solo la escribiré en español, pero la verdad, no me importa, sólo quiero dar un repaso a mi vida y reflexionar sobre ella.

Nací un 8 de mayo de 2014, a las cuatro menos veinte de la tarde, ya desde ahí mi vida se inició. En general mis años vividos en Rumanía fueron muy buenos (realmente fueron los mejores), luego mis padres me trajeron a España a la edad de 7 años (si no recuerdo mal), mi vida transcurría “tranquila”. Lo escribo entre comillas porque realmente no es que fuese tranquila, realmente mi vida era algo mierda (siento usar esta palabra). Luego entré en el instituto, había oído que el instituto te cambiaba, pero yo no creía que a mi me iba a pasar, pero pasó. Cambié, cambié mucho, la gente me hizo daño y yo era débil todavía, era como una niña pequeña. El instituto me hizo desconfiar de la gente, me hizo más cerrada, y me cambió completamente. Ahora, me cuesta más hacer amigos, porque no consigo mostrarme con todo el mundo, ahora parezco antipática para mucha gente, lo que hace que se alejen de mi. Lo que la gente no sabe es que yo soy así por una razón, la gente juzga sin pensar el por qué eres así, y ahí se equivocan. Soy lo que soy porque tuve que ponerme una coraza que me protegiese, pero eso la gente no lo entiende.

Ahora, a los 14 años, he decidido dejar de ser así, intentar mostrar más como soy por dentro. Estoy dejando la carne, pronto seré oficialmente budista. Para mi, el haber cumplido 14 años es como volver a nacer.

Anuncios